DISEÑO - EL COLOR EN LA WEB
   
  El implemento del monitor como medio de recepción de información ha tenido un desarrollo vertiginoso impulsado por Internet.
   
  - DESARROLLO
   
  EHasta hace no mucho tiempo, la información únicamente podía llegar a nuestras manos mediante un impreso (un folleto, un libro, un informe, etc.). Con la computación, nos hemos debido empezar a familiarizar con el hecho de que en ciertas circunstancias nos hemos independizado de la tiranía del papel. Sin embargo, para nuestra mayor comodidad hemos continuado imprimiendo información desde enciclopedias multimedia y otras fuentes de datos digitales.

Pero Internet ha dado un paso más en esta evolución. Hoy, mucha de la información (texto e imagen) que cotidianamente utilizamos para nuestro trabajo, educación o esparcimiento nos llega para ser leída directamente desde el monitor de nuestras computadoras. Y el caudal es tan increíblemente cuantioso, que imprimirlo para su posterior lectura sería un verdadero desperdicio de tiempo.

Cada vez más el monitor se transforma en vehículo de la información. Cada vez más Internet se acerca al hombre común. Ello trae como consecuencia que muchas de las observaciones y precauciones que se deben considerar no son tomadas en cuenta. Como resultado, en más de una oportunidad habremos recorrido sitios donde los contrastes o la saturación de los colores empleados hacen no sólo que el contenido sea prácticamente inaccesible, sino que incluso el resultado final pueda ser perjudicial para nuestra visión.

Esta revolución trajo importantes cambios, nuevas oportunidades y limitaciones. Muchas veces, el individuo que sin experiencia previa o conocimientos previos, se sienta frente a un ordenador para crear su propia web se enfrenta con importantes limitaciones a la hora del trabajo con las imágenes. Hay que tener en cuenta ciertos conceptos de la teoría del color.

El color puede ser generado por pigmentos o tintas. En este caso el color se forma de manera sustractiva. Por ejemplo, comenzamos desde una hoja en blanco (la suma de todos los colores) y, con cada tinta que utilicemos le estamos restando al blanco determinado componente color. Es por ello que no se puede imprimir color sobre una hoja negra, por ejemplo. Los colores CMYK (del inglés, que significan Cian, Magenta, Amarillo y Negro), son los primarios sustractivos utilizados en cualquier imprenta del mundo.

Pero un monitor (y ahí es donde muchas veces se originan las confusiones y posteriores errores) no trabaja en forma sustractiva sino aditivamente. Es decir, forma el color a partir de la luz. En este caso, serán los colores RGB (del inglés, que significan Rojo, Verde y Azul) los primarios en cualquier monitor, televisor, etc. La diferencia es radical. Si sumamos un haz de luz rojo, a otro verde y un tercero azul, obtendremos el blanco (aditivo). Si por el contrario, el resultado de la superposición de las tintas CMYK dará negro (sustractivo).

Muy seguramente en nuestro trabajo cotidiano con imágenes habremos notado que ciertos programas no nos permiten importar, utilizar o emplear determinados filtros sobre algunos archivos. La causa es precisamente la teoría del color. Los programas utilizados exclusivamente para el trabajo web emplean el sistema RGB, mientras que otros utilizados para retoques fotográficos tienen la posibilidad de emplear cualquiera de los dos sistemas (RGB o CMYK). Siempre que trabajemos en el ambiente web, debemos asegurarnos que todas nuestras imágenes estén bajo el sistema RGB.

Un monitor tiene la capacidad de lograr una variedad de color, contraste y saturación superior al de cualquier proceso de impresión. Tenemos en nuestras manos una herramienta inigualable para lograr un realismo y expresividad en la imagen que no lo puede lograr un impreso. Sin embargo, no todas son buenas noticias. En el trabajo web propiamente dicho, nunca se debe olvidar de las limitaciones que los medios de transmisión de información nos imponen.

Una página entera de información de texto, como esta nota, puede llegar a alcanzar un peso ínfimo de menos de 15k. Mientras que una imagen de importante tamaño y resolución fácilmente superará los 200k. El problema es que pese al avance de los medios de transmisión de información, lo cierto es que aún hoy, la mayoría de los internautas emplean conexiones telefónicas que obligan a todo creador de una web a economizar y ahorrar el peso de sus archivos hasta el más mínimo detalle.

Ciertos archivos y formatos de imagen y compresión (GIF, JPG, etc.) nos ayudan a la hora de reducir los pesos al mínimo posible. En este punto es preciso realizar una observación. Podríamos diferenciar dos tipos de imágenes principales: las que utilizan un tono contínuo (o degradé) y las planas. Una imagen de color plano permite trabajar con valores de resolución y cantidad de colores menores a una que contenga tonos contínuos o degradés (como por ejemplo una imagen fotográfica).

El tono contínuo (degradé) es el paso gradual de un color a otro, mediante pasos intermedios. Según la cantidad de “etapas” o “pasos” que existan entre ellos, el ojo humano lo percibirá como una variación constante y gradual; o, de lo contrario, registrará “saltos” de color (cambiando completamente el aspecto de la imagen).

Algunas recomendaciones o consejos para el trabajo con las imágenes entonces serían cuidarse de trabajar con resoluciones inferiores a los 72 dpi y niveles de compresión menores de los medios, (para evitar que el ojo perciba los píxeles de la imagen); ni trabajar con menos de 256 colores (como límite a no ser que se trabaje con una paleta de color ajustada especialmente a la imagen trabajada).

Además de los archivos de imagen, puede trabajar con tablas y/o capas editados en htm para ayudarse a la hora de dar color a su web. El peso es sustancialmente inferior al de un archivo de imagen, lo cual los convierte en elementos sumamente interesantes para emplear y crear entornos livianos. Se les puede aplicar las mismas coordenadas (RGB) de color de un fragmento de un archivo de imagen y con ello dar la impresión de continuidad, ahorrando peso.

Es recomendable entonces, ahora, recorrer la web en forma crítica y observar cómo los sitios que mejor descargan sus contenidos (en alrededor de 5 segundos a 10 como máximo) han trabajado el manejo del color y las imágenes para ahorrar peso y ganar expresividad. No existen soluciones únicas (a no ser que se quiera caer en la estandarización que lleva a un achatamiento de la calidad y nivel de comunicación transmitida), sino que cada problema nos abre una multitud de caminos a seguir. Recuerde que cada elemento de una composición no es ingenuo ni superfluo, sino que siempre está comprometido con el todo y lleva una carga de significación y comunicación implícito.
   
 
   
 
Pablo Candio - Email: disprof@yahoo.com.ar