FALLAS ANALIZADAS CON OJO CLINICO
ROUTER SIN CEREBRO

Analizamos, en esta ocasión, los problemas que puede ocasionar la inestabilidad de la memoria flash de algunos routers a la hora de hacer una actualización de un firmware.

HISTORIA CLINICA

Era un día normal en la sala de guardia de nuestro laboratorio de autopsias, y ninguna novedad parecía amenazar la tranquilidad que reinaba en el lugar. De repente, un grito desgarró el aire e hizo saltar nuestros corazones. El dueño de un cibercafé entraba desesperado, con un router Amigo CA81R entre en sus manos, y nos pidió desesperado, una solución a una “muerte cerebral” que el aparato parecía sufrir y que había dejado a su negocio totalmente paralizado. Le ofrecimos un té para que se calmara y procedimos a indagar en el tema para ponernos al tanto de cómo había ocurrido el problema.

Este router ADSL fabricado por la empresa Taiwanesa Amigo (www.amigo. com.tw), actualizado ahora en la versión CE81R, se volvió muy popular en Latinoamérica al ser adoptado por muchos proveedores de banda ancha para distribuir entre sus clientes. El punto es que dichas empresas lo entregan configurado como módem monousuario. Esto hace que, si se desea compartir la conexión en una red como la de un cibercafe, sea necesario disponer de una PC servidor que conecte y comparta el servicio.

Ahora bien, el CA81R incluye en su firmware la posibilidad de configurarlo como router, de manera que comparta la conexión en forma automática, con sólo encenderlo y conectarlo directamente al HUB. Así, todas las PCs de la red pueden contar con una conexión a Internet enlazadas directamente al router, sin pasar por un servidor. Ese firmware está almacenado en una memoria flash, y es posible configurarlo mediante una interfaz web, a la que se puede acceder con sólo dirigir el navegador de cualquiera de las máquinas de la red hacia la IP correspondiente al router. Supongamos un ejemplo: ingresando http://10.0.0.2 en Internet Explorer, y escribiendo el usuario y contraseña correspondientes, accederemos a dicha configuración. Hasta aquí no existe ningún elemento que suponga un problema; pero sí que lo hay.

Navegando en algunos foros especializados en redes, nos encontramos con muchos usuarios que aseguran que en la versión de firmware que el CA81R incorpora de fábrica, no funciona el mapeo de puertos. Esto significa que, una vez que está funcionando como router, no es posible habilitar los puertos específicos que necesitan los programas P2P, como eMule o Kazaa, tan requeridos en la actualidad.

En dichos foros se aconseja, entonces, actualizar el firmware, por una versión más nueva que el propio sitio oficial de Amigo ofrece a sus visitantes. El proceso no es muy complicado, ya que la interfaz de configuración incluye una opción que permite efectuar la actualización. Pero existe un pequeño detalle: por algún motivo, la memoria flash de estos routers es muy inestable y suelen aparecer problemas cuando se realiza este procedimiento.

En la figura 1 vemos al paciente en cuestión, un amigo CA81R muy utilizado como modem monousuario, pero con capacidad de ser configurado como router. En el panel frontal se pueden divisar los leds que marcan su actividad.

 
SINTOMAS Y DAÑOS
El usuario del router en cuestión estuvo leyendo los foros que mencionamos y decidió aventurarse en la actualización/ configuración del router para liberarse de la PC que tenía que usar como servidor. Hizo todos los pasos tal como lo indicaban los usuarios de los foros y un documento de ayuda que provee el sitio de Amigo. Los inconvenientes aparecieron durante la carga del nuevo firmware, ya que el router detuvo la operación en la mitad, y no mostró ninguna actividad durante un largo rato. El usuario decidió entonces apagar y encender nuevamente el aparato, y fue entonces cuando descubrió horrorizado que éste ya no respondía. En el panel frontal de este dispositivo es posible divisar dos leds que indican la correcta actividad del equipo. El led Ready, al titilar, señala que el router está en condiciones de operar; Show Time marca el enlace con la línea digital ADSL. Cuando este usuario volvió a encender el dispositivo, la luz Ready permaneció prendida en forma permanente y Show Time no marcó absolutamente nada.

Tampoco era posible acceder a la configuración web, ya que el navegador no podía encontrar ningún sitio en la dirección IP del router. Decidió, entonces, hacer un ping (desde la consola de DOS se ingresa el comando Ping 10.0.0.2), pero no obtuvo ninguna respuesta. Con este panorama en puerta, todo indicaba que el CA81R había perdido todo lo que a software se refería, o sea, se había quedado sin “cerebro”; no era más que un dispositivo de red conectado sin utilidad alguna. Quitando el tornillo central de la parte inferior del CA81R, es posible liberar la cobertura superior y acceder a la placa.

En la figura 2 vemos las partes internas del router que más se destacan para esta autopsia.

  • 1. Memoria flash que contiene el firmware afectado.
  • 2. JP1; debe permanecer unido durante la recuperación.
  • 3. Reset; se usa para borrar los parámetros de configuración del firmware.
  • 4. JP2; peine de pines para efectuar el enlace USB con la PC.
  • 5. Led Ready; con su parpadeo indica el correcto funcionamiento.
  • 6. Led Show Time; marca el enlace con la línea digital.
  • 7. Leds indicadores de actividad LAN.
  • 8. Conector telefónico.
  • 9. Conector LAN.
CAUSAS, SOLUCION Y COSTOS
La causa de este problema es, lógicamente, un firmware corrupto luego de realizar una actualización fallida.

Al no tener el software de operación, el router pasó a ser lo mismo que una PC sin sistema operativo. Todo el hardware operaba normalmente, ya que las luces de red encendían bien e, incluso, detectaban el tipo de conexión (10 o 100 Mbps), pero no existía ningún enlace. La solución pasaba, obviamente, por volver a escribir un firmware sano y actualizado en la memoria Flash, pero ¿cómo hacerlo si no se podía acceder a la configuración? La respuesta está en un peine de 5 pines denominado J2, que se puede encontrar desarmando el módem.

Dicho peine se utiliza para establecer un enlace USB con una PC, y permite acceder a la memoria flash para efectuar reparaciones. El proceso que describimos a continuación es bastante delicado, por lo que no lo intenten si no cuentan con las herramientas adecuadas o si no están dispuestos a arriesgarse a las consecuencias. El primer paso es armar un cable USB que conecte el peine con el puerto de alguna PC. Para hacerlo, utilizamos uno del tipo A-B, usado en impresoras o dispositivos similares. El extremo que conecta a la PC debe permanecer igual, mientras que del otro lado efectuamos un corte con un alicate, para quitar la ficha y dejar expuestos los conductores internos. De estos conductores, utilizamos cuatro que deberían estar clasificados con los siguientes colores: negro, verde, blanco y rojo. Para conectar esos cables al peine de contactos, previamente tenemos que unirlos a una ficha hembra que sea capaz de calzar en sus patas. Esta ficha se consigue en cualquier comercio que venda repuestos para electrónica; conviene que lleven el router para asegurarse de que las patas concuerden. Una vez que tenemos la ficha y el cable con los conductores pelados, unimos la ficha de manera que coincida con los pines de la siguiente manera:

Enumerando los pines del peine desde la parte trasera del router (donde se conectan los cables) hacia el frente (donde están los leds), seguimos esta disposición:

  • 1. Negro (masa o tierra)
  • 2. Verde (datos positivo)
  • 3. Blanco (datos negativo)
  • 4. Vacío (sin conectar)
  • 5. Rojo (+5v)

Ver figura 3.

Una vez hecho el enlace, debemos verificar que el puerto USB esté habilitado desde el BIOS de la PC y configurado para trabajar en DOS; también necesitamos cambiar la secuencia de arranque para que inicie primero desde el disquete. A continuación, creamos un disquete de recuperación autoejecutable, utilizando el programa USB Recover, que se puede descargar desde www.adslnation.com/downloads/usbrecover.exe. Antes de proceder a la reparación, desconectamos el cable de teléfono y red del router, y unimos las patas del jumper JP1, que suele estar junto al led Ready. Ahora sí, conectamos el cable y encendemos primero el router y luego la PC, con lo cual comienza el proceso de booteo desde el disquete de recuperación. Lo que vemos es una aplicación DOS que detectará automáticamente el router y comenzará un proceso de restauración de la memoria flash en forma automática.

Si pasados cinco minutos no vemos ningún avance en la actividad, pulsamos la barra espaciadora y aparecerá un mensaje indicando que se completó el proceso. Apagamos el router, desconectamos el cable y liberamos el JP1. Luego lo volvemos a encender durante cinco minutos y lo apagamos otra vez. En el siguiente encendido, el CA81R debería volver a marcar actividad en sus luces Ready y Show Time, lo que indicará que todo está funcionando normalmente. El
punto que queda por resolver es que, a esta altura, el router no tiene firmware. Volvemos entonces a acceder a su configuración mediante el navegador web, como lo hicimos en un principio, e ingresamos el usuario admin y la contraseña password. Aparecerá entonces una ventana indicando que se efectuó una recuperación exitosa, y un botón [Browse] que nos permite seleccionar el archivo de firmware que deseamos cargar. Aprovechamos para subir la versión actualizada que se intentó cargar antes de que surgiera el inconveniente.

Antes de proceder a conectar el cable USB y restaurar el firmware, es necesario verificar que el JP1 tenga sus patas unidas, como vemos en la figura 4.

Una vez superado el conflicto con nuestro paciente, procedimos a configurarle el router tal como el usuario lo necesitaba (cosa que les enseñaremos en el próximo número de POWERUSER) y nos quedamos observando, con la satisfacción del deber cumplido, cómo se retiraba feliz a seguir con su trabajo.

Si hablamos de costos, todo depende de la situación en la que nos encuentre un problema como éstos.

Si recurrimos a un service, lo más probable es que nos cobren unos cuantos dólares por realizar este procedimiento.

Si vamos al proveedor, seguramente nos querrá vender un router nuevo. De todas maneras, como siempre, les aconsejamos que, si no están seguros de lo que van a hacer o no están dispuestos a correr los riesgos que estas prácticas implican, dejen que gente especializada se encargue de realizar dicha tarea.

 
De la Redacción de USERS de MP Ediciones
FIGURA 1
 
FIGURA 2
 
FIGURA 3
 
FIGURA 4
 
 
 
 
 
PROMOCIONES
 
 
PROMOCIONES
 
 
PROMOCIONES