REPARACION DE REPRODUCTORES DE CD

Sepa cómo encarar la reparación de equipos y tenga una guía con las fallas más usuales.

DESARROLLO

En un reproductor de discos compactos coexisten sistemas analógicos con sistemas digitales; por ello, debemos enfrentarnos a circuitos que trabajan tanto con niveles de voltaje como con pulsos. Por lo tanto, para acceder al servicio de estos aparatos es necesario tener un mínimo de conocimientos en áreas tan diversas como control, lógica digital, conversión de señales, óptica y electrónica analógica, así como sobre el funcionamiento de microcontroladores, memorias, demoduladores lógicos, etc.

Asimismo, resulta muy difícil reparar estos equipos si no se cuenta con el instrumental adecuado y la información técnica correspondiente, ya que en el proceso de detección de fallas hay que monitorear varias señales cuya ubicación varía de modelo a modelo. En consecuencia, le recomendamos que no trate de reparar estos aparatos si no cuenta con los elementos indispensables para iniciar un procedimiento de servicio, porque fácilmente puede provocarles algún daño que incluso puede llegar a ser irreversible. Un punto que viene a complicar aún más el servicio a reproductores de CDs es la amplia variedad de modelos existentes, cada uno con sus particularidades. Así, tenemos aparatos de mesa que, por lo general, se conectan directamente a la línea de alimentación; aparatos modulares que se conectan a un modelo específico de minicomponente; radiocaseteras con CD que se conectan a la línea o que se pueden alimentar con baterías; reproductores portátiles con pilas recargables y autoestéreos que se conectan a la batería de 12V.

Como puede suponer, aunque en la mayoría de los circuitos internos no hay variantes sustanciales, la fuente de poder sí presenta cambios importantes que deben tomarse en cuenta (figura 1).

El procedimiento de ajustes de un aparato portátil es ligeramente distinto al de un artefacto de mesa, ya que debe estar más protegido contra vibraciones externas (golpeteos, oscilaciones, bamboleos, etc.); así, mientras que para los modelos de mesa es suficiente un buen funcionamiento en condiciones estáticas, para los reproductores portátiles son indispensables pruebas en movimiento (simulando por ejemplo un trote ligero, mientras el aparato cuelga a un costado), a fin de garantizar que en ningún momento se pierda la continuidad de la reproducción.

Es decir, vamos a encontrarnos con métodos de reparación muy distintos a los que estamos acostumbrados en TV y video. Por tal motivo, deben hacerse las consideraciones correspondientes.

 
Continúa...
 
FIGURA 1
 
PROMOCIONES
 
 
PROMOCIONES